El aniversario de diamante: Isabel II, Juan Carlos I y el futuro de la monarquía.

Posted on mayo 30, 2012

0



En el momento en que mis compatriotas británicos se preparan para celebrar un puente de pompa real (2-5 de junio), el aniversario de diamante del reinado de Isabel II (60 años), tengo una clara sensación de déjà vu. Es como si estuviéramos de nuevo en el año 1977 celebrando el aniversario de plata de la Reina. ¿Lo hacen a propósito?

Una sensación de déjà vu

En aquel entonces, también había recesión en el Reino Unido (con la humillación extra de un rescate del FMI en 1976), preparativos para un referéndum sobre el estatus de Escocia (en 1979 votaron sobre el traspaso de competencias, en 2014 votarán sobre la independencia) y los Sex Pistols sacaron su single “God Save the Queen”. (Sí, Universal Music tiene previsto la reedición del polémico disco este mes). Incluso, pronostican un fin de semana de altas temperaturas en Londres como en 1977. ¡Pero de eso no me fío mucho!

Como en 1977, también habrá procesión de la flotilla real a lo largo del Támesis. Por desgracia, esta vez no será precedida por la burla de los Sex Pistols dando un concierto improvisado mientras navegaban en un barco pequeño a lado del parlamento. (Todo terminó con detenciones, por supuesto).

Historia de dos monarcas

El contraste con España no podría ser más llamativo. En el momento que los sujetos “desleales” de Su Majestad la Reina se burlaban de su monarca, convencional y algo soporífera, el rey Juan Carlos estaba convirtiéndose en el símbolo de la nueva España democrática. Hay que recordar que 1977 fue el año de la legalización del PSOE, la derogación de la censura de prensa y el renuncio de Don Juan de Borbón a los derechos dinásticos de la Corona. Además, diez días después de las celebraciones reales en el Reino Unido, España celebró sus primeras elecciones democráticas en 42 años.

Hoy en día, las diferencias persisten. Hasta tiempos recientes, sospecho que los españoles toleraban e incluso, a veces, disfrutaban de su rey, políticamente mas activo. Ningún británico ha visto a la Reina Isabel en un papel equivalente al  del Rey Juan Carlos en la crisis del 23-F y desde luego tampoco pidiéndole a otro jefe de estado “por qué no te callas”.

Aburrida, pero aceptada

La verdad es que nosotros los británicos tenemos una monarca casi irreprochable pero bastante aburrida. Escuchar uno de los discursos de navidad de la Reina sin dormirse es todo un reto. Sin embargo, parece que a la mayoría de mis compatriotas les gusta que la Reina sea así. Casi todos los años desde 1993 el encuestador IPSOS MORI ha preguntado si preferirían que el Reino Unido se convierta en una república o mantenerse como una monarquía. A pesar de todos los escándalos de miembros de la familia real británica en los últimos 20 años, de los cuales he escrito en otro post, la proporción de británicos a favor de la monarquía se ha mantenido casi estable. En vísperas del aniversario de diamante del la Reina incluso se ha llegado a niveles de apoyo record (80%)

En cambio, los últimos meses han sido un verdadero calvario para la monarquía española. El caso de Iñaki Urdangarín, el accidente sufrido por uno de los nietos de los reyes que se disparó en el pie y, por supuesto, el viaje de placer a Botsuana del propio Rey para cazar animales con su país en plena crisis económica, son ejemplos de ello.

Después de los disculpas del Rey, la prensa ha resaltado encuestas que muestran que “Siete de cada diez españoles creen que la Monarquía es positiva para España”. Pero lo cierto es que se observa una fuerte caída del grado de confianza en la Monarquía, mayor que en otras instituciones, especialmente entre los españoles jóvenes (de 18 a 24 años). Desde hace años el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha preguntado a los españoles su nivel de confianza en la institución de la monarquía. En octubre del año pasado, la Monarquía logro, por primera vez, un resultado inferior al 5 (4.89) en una escala de 0 (ninguna confianza) a 10 (mucha confianza). Más preocupante para los monárquicos españoles es que el apoyo a la monarquía está en declive casi continuo desde 1995.

Así que, todo bien para la monarquía británica y todo mal para la española. Pues, no.

Una falta de confianza

Puede ser que a medida que se distancian de la época de la transición y que la libertad de información en las redes sociales obliga a la prensa española a abandonar su auto censura, Juan Carlos y eventualmente Felipe tendrán que aceptar un papel más discreto y más aburrido, como Isabel. ¿Serán capaces de aceptarlo? Nos podemos hacer la misma pregunta sobre los herederos del trono británico.

Un futuro incierto

Cuando miran más allá del reinado de Isabel II, se nota que los británicos tienen cada vez menos confianza. Según IPSOS MORI, en 1990, el 69% del público creyó que el Reino Unido todavía tendría una monarquía dentro de cincuenta años, y el 49% que lo tendría en un centenar de años, pero en 2012 la cifra había caído a 39% y 27% respectivamente, – casi la mitad.

Frente a la  incertidumbre, el gran reto del “establishment” británico este fin de semana es dar impresión de continuidad a la monarquía. Eso si, si los telespectadores tienen una sensación de déjà vu e incluso se duermen un poco, no importa.

Anuncios
Posted in: Historia, Política