¿De dónde viene el dinero?

Posted on marzo 28, 2012

3



Quizás es una pregunta un tanto infantil, pero la respuesta podría determinar cómo vamos a salir de la crisis económica actual y cómo prevenir otra en un futuro. La pregunta es también el título de un libro publicado recientemente en el Reino Unido y que aún no se ha traducido al español.

En su libro, Where does money come from?, Richard Werner sostiene que el dinero es esencialmente creado de la nada por los bancos comerciales (Santander, BBVA, HSBC, Barclays, La Caixa, etc.) cuando nos lo quieren prestar . También afirma que los gobiernos y bancos centrales han perdido casi todo control efectivo sobre cuánto dinero prestan y a quien.

¿Teoría de la conspiración?

Ya imagino que algunos van a pensar que el Sr. Werner es una especie de activista izquierdista con un afán por las teorías de la conspiración. No es así. De hecho, es el Director del Centro de Banca, Finanzas y Desarrollo Sostenible en la Universidad de Southampton en Inglaterra, ex asesor del gobierno japonés y ex economista jefe del banco de inversión Jardine Fleming.

Dinero en efectivo

Aun así, reconozco que su afirmación de que el dinero se inventa puede parecer un poco rara. Después de todo, los euros que tenemos en nuestros bolsillos los fabrican los estados miembros con el permiso del Banco Central Europeo. Sin embargo, el uso de cheques, tarjetas bancarias y sobre todo transferencias electrónicas significa que este dinero en efectivo representa hoy en día una proporción muy pequeña del total de dinero en la economía; alrededor del 3%, según Werner.

En su libro, el economista deja claro que el 97% del dinero restante proviene de los bancos comerciales privados en forma de préstamos.

Dinero de los ahorradores

Eso es importante porque la creencia popular es que estos bancos reciben el dinero de los ahorradores y luego lo prestan a los prestatarios. Pero como Werner señala, los bancos comerciales privados pueden en realidad prestar mucho más dinero de lo que han recibido de los ahorradores.

Cómo crear dinero de la nada

Me explico. Cada banco central solo exige que un banco comercial retenga una proporción muy pequeña del dinero depositado por sus ahorradores (el ratio de reserva).  En el caso de los Estados Unidos es 10%, en la zona euro era 2% y desde enero de este año es solo 1%. Esto significa que los bancos comerciales en España y otros países de la zona euro solo necesitan retener 1 euro por cada 100 euros que se prestan. Puesto que el dinero que prestan se deposita en la cuenta de alguien, estos préstamos efectivamente crean dinero de la nada.

De 1.000 a 100.000

Quizás hace falta un ejemplo. Si  el Sr. González deposita  1.000 euros en su cuenta bancaria en el Banco Santander, el banco sólo tiene que retener 10 euros de ese dinero (De acuerdo con el 1% requerido por el Banco Central Europeo) y los 990 euros restantes se pueden prestar a otra persona. Si la Sra. Martínez toma prestado los 990 euros de Santander para comprar un nuevo televisor, los 990 euros se depositan en la cuenta bancaria del vendedor del televisor, digamos por ejemplo una cuenta de BBVA. Ahora los 1.000 euros se han convertido en 1.990 euros. Por su parte, BBVA tiene que retener 9,90 euros de los 990 euros (el 1%), pero puede prestar los 980,10 euros restantes a otro cliente. Así que, en sólo dos operaciones de préstamo, el depósito inicial de Sr. González 1.000 euros se ha casi triplicado hasta 2970,10 euros y por este proceso de multiplicación los 1.000 euros originales crearán eventualmente 100.000 euros. Y por supuesto las tasas de interés que pagan y que cobran los bancos aumentan todavía más el dinero en la economía.

Coches, casas y empresas

Como en realidad se trata de cientos de miles de préstamos para comprar no solo televisores sino coches, casas y empresas, Richard Werner sostiene que el papel de los bancos comerciales en la creación de dinero es el verdadero origen de la burbuja financiera.

Según Werner, el poder de los bancos comerciales para crear dinero nuevo tiene muchas implicaciones importantes para la prosperidad económica y estabilidad financiera.

Una cuestión de confianza

El economista afirma que ni las tasas de interés ni la proporción de dinero depositado que tienen que retener los bancos, determinan su voluntad de prestar dinero. La única cosa que  cuenta para los bancos es su confianza de que el préstamo será cancelado. Eso explica porque, en la crisis actual, a pesar de la baja tasa de interés (1%) y el bajo ratio de reserva (1%) en la zona euro, los bancos siguen sin prestar mucho dinero.

Propiedad y especulación

Su segunda observación es que los bancos comerciales deciden dónde asignar el crédito en la economía. Eso es importante porque Werner sostiene que los bancos privilegian a los préstamos con garantías o avalados por activos, en lugar de préstamos para la inversión en la producción. Como resultado, el nuevo dinero esta canalizado hacia la propiedad y la especulación financiera más que a las pequeñas empresas y la industria manufacturera que crean empleo.

Economías de escala

También sostiene que cuanto mas grande es un banco menos interés tiene en prestar pequeñas cantidades a empresas pequeñas. Werner afirma que el coste de la debida diligencia y análisis de crédito que tiene que hacer previamente un banco antes de conceder un préstamo es parecido independientemente de la cantidad prestada. Por lo tanto, un banco grande siempre prefiere prestar a clientes grandes como empresas extranjeras y multinacionales.

Es verdad que las conclusiones del libro plantean más preguntas que respuestas. Sin embargo, si Richard Werner tiene razón, el reciente esfuerzo que se está haciendo en España para crear bancos todavía más grandes podría ser un error.

Anuncios